SOLITARIO GEORGE: EL MAYOR HABITANTE DE GALÁPAGOS - Galapagos Center
53868
post-template-default,single,single-post,postid-53868,single-format-video,eltd-core-1.0.3,ajax_fade,page_not_loaded,,borderland-ver-1.14, vertical_menu_with_scroll,wpb-js-composer js-comp-ver-5.7,vc_responsive,"> <!-- Google Tag Manager (noscript) --><br style="display:none;
 

SOLITARIO GEORGE: EL MAYOR HABITANTE DE GALÁPAGOS

SOLITARIO GEORGE: EL MAYOR HABITANTE DE GALÁPAGOS

Solitario George fue el último espécimen conocido de la tortuga de la Isla Pinta, una subespecie de las endémicas tortugas gigantes de Galápagos. Se estimó que nació entre 1903-1919 y falleció en 2012. Se creía que era la criatura más rara del planeta y un símbolo de los esfuerzos de las islas hacia el conservacionismo y la ecología ambiental.

 

George fue descubierto en 1971 por un malacólogo húngaro en la isla de Pinta. La especie de George era particularmente dependiente de esa isla debido a su vegetación, su extinción se produjo como resultado de la introducción de especies invasoras, como cabras salvajes que finalmente destruyeron la flora de la isla y acorralaron la población de la tortuga Pinta al exterminio, con un solo sobreviviente: George.

 

El solitario George fue luego trasladado a la Estación Científica Charles Darwin en la isla Santa Cruz para protegerlo y mantenerlo seguro mientras los científicos intentaban encontrar otros especímenes en la isla Pinta o alrededor del archipiélago. Pero todos los esfuerzos fueron vanos: no se encontraron otras tortugas Pinta y George fue declarado extinto mientras estaba en cautiverio.

 

Una vez encontrado, las investigaciones en la Estación Charles Darwin hicieron numerosos intentos de aparear al Solitario George con subespecies similares, pero ninguna resultó exitosa: se recolectaron cientos de huevos como resultado de varios esfuerzos para aparearse a George, pero ninguno de ellos pasó el período de incubación. Todos terminaron siendo inviables y nunca nacieron.

 

El fin de una larga vida

El 24 de junio de 2012, el Solitario George fue encontrado muerto por su cuidador. Una necropsia posterior reveló que la última tortuga pinta murió de vejez. Su cuerpo fue enviado al Museo Americano de Historia Natural de Nueva York para ser conservado por sus taxidermistas. Se exhibió en el museo durante poco tiempo y luego se envió de vuelta a su casa en Ecuador. Se ha especulado desde entonces que algunos especímenes de la tortuga Pinta todavía pueden estar vivos en algún lugar de la isla debido al descubrimiento de 17 subespecies que son descendientes parciales de la especie Solitario George.